Ricardo Arévalo, secretario general del gremio estatal señaló que el plan de lucha es ante la negativa de la intendenta Roxana Paulón de rever la pauta salarial acordada días atrás con la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN).

Las medidas comprenden asamblea permanente y quite de colaboración a partir del próximo miércoles, una vez que se formalicen las presentaciones en la Dirección de Inspección Laboral (DIL).

El gremialista se hizo presente en Fiambalá para sumarse al planteo iniciado por delegados de UPCN en ese distrito, que habían denunciado haber sido excluidos de la mesa de diálogo. ATE, además, pretende que se pueda avanzar en la pauta salarial anunciada para negociar con los municipios del interior y que plantea un aumento del 26%, con un piso de $5.600.

Los representantes de ATE y Paulón se reunieron el martes por la noche, cuando se planteó el rechazo al acuerdo; sin embargo la jefa comunal señaló que lo mantendrá firme ya que es al que puede hacer frente el municipio. El aumento firmado comprende un aumento salarial de $2.700 en tres partes.

Arévalo afirmó, que los pasos se seguirán a partir de las asambleas que se desarrollen con los trabajadores y adelantó que formalizarán su queja ante la DIL por no haber sido convocados a la paritaria y porque sostienen que Paulón desconoció al gremio.

Negó también que sea real que el municipio no esté en condiciones de asumir otro tipo de incremento salarial y sostuvo que “tenemos entendido que lo que ingresa al municipio por coparticipación no es ni la mitad de lo que ellos destinan al pago de sueldos de los compañeros. Entonces hay posibilidades de mejorar lo que se ofreció”, remarcó.