En Córdoba, la industria automotriz acusó los golpes de la crisis económica. Este miércoles, la planta de Iveco de Ferreyra anunció la suspensión del  75 por ciento de los trabajadores. En marzo, solo trabajarán 10 días.

Leonardo Almada de Smata anticipó un panorama sombrío para el sector. El mercado está estancado. La producción se redujo de 34 unidades a 12 y no hay ventas. “Al ritmo que vamos, hay stock para lo que resta del año”, admitió.

La recesión impactará en otros sectores de la industria metalmecánica. La más afectada serán las productoras de insumos. En ese rubro, cuando las fábricas de autos se paralizan los efectos se multiplican por cuatro. “Son muchos los compañeros que están preocupados por esto”, señaló Almada a Cadena 3.

En Smata apuntan al gobierno. “Todos saben hacia el camino que vamos. No hay ninguna posibilidad de tener una expectativa. No hay una respuesta auspiciosa, ni para la empresa ni para los trabajadores”, se quejó.