El joven Alejandro Jesús comentó que hace 8 meses aproximadamente, encontró divagando por calle Copiapó y Constitución al animal, por lo que decidió auxiliar y encontrarle un hogar para que pueda tener un  mejor pasar, ya que en la calle mientras divagaba era maltratado por los vecinos de muchas maneras, lo que hizo –en aquel momento- que el animal tuviese heridas profundas y agusanado por el descuido. Dada esta situación, la Asociación Protectora de Animales “Huellitas Felices” tomó conocimiento y decidió ubicar y poner el equino en un lugar de “transito” hasta encontrar una solución definitiva.

Por aquel entonces un vecino de Tinogasta solidariamente se hizo cargo del animal, pero éste escapó de la finca donde se encontraba y, desde hace un mes y medio volvió a vagabundear por las calles de la ciudad, más precisamente por calle Catamarca, donde nuevamente Huellitas Felices tomo intervención y a través de Moyano Farías lograron ubicar transitoriamente el animalito en su domicilio particular, el cual posteriormente terminó adoptando.

Desde hace  45 días aproximadamente, el joven se hizo cargo del cuidado del animal, lo llevó a su domicilio y se encargó de que nada le faltara, ni agua, ni comida, ni atención médica veterinaria, ya que siempre está colaborándoles y solidarizándose con su actividad el Dr. David Moisés Agüero Armendáriz, de quien está sumamente agradecido y quien ahora se estaba encargando de las inyecciones necesarias para la recuperación del burrito, que por suerte había mejorado notablemente su condición física, pero que por sobre todas las cosas recibía el cariño, el cuidado y el amor de quienes valoran la vida animal.

Angustiosamente, Huellitas Felices pudo contactarse hace un tiempo con la dueña del burro, quien es de la localidad de El Durazno, pero ésta le manifestó que ya no lo quería tener porque era viejo y que lo había “liberado” porque ya no quería hacerse cargo del mismo.

INVASIÓN DE PROPIEDAD PRIVADA, ROBO Y MUERTE DEL ANIMAL

Ayer por la noche, ya madrugada del día jueves, Moyano Farías regresó a su casa y alimentó al animal como lo hacía habitualmente. Por la mañana muy temprano salió a trabajar, pero al regresar a su domicilio ayer a las 11 de la mañana constató que el animal ya no se encontraba donde lo tenía al resguardo, por lo que junto a su padre, amigos e integrantes de Huellitas Felices comenzó una búsqueda intensa y angustiante que terminó cerca de las 17 horas, cuando el joven fue alertado por una integrante de la Asociación de que el burro fue encontrado totalmente desmembrado detrás del Bº 100 viviendas. De acuerdo al testimonio de Alejandro Jesús “los albañiles que están trabajando en mi casa me dijeron que a las 07,30 de la mañana cuando ellos llegaron el burrito ya no estaba, entonces se lo robaron entre las 2 y las 7,30 de la mañana y después lo mataron”.

DENUNCIA POLICIAL

Alejandro Jesús Moyano Farías realizó la denuncia correspondiente en la Unidad Regional Nº 5 de Tinogasta y, espera que los responsables paguen de alguna forma el daño que causaron. Además, cabe señalar que quienes robaron el animal ingresaron a una propiedad privada sin permiso alguno, invadiendo un domicilio particular y posteriormente dándole muerte al burro, llevándose partes del animal para consumo propio o para vender esa carne a quienes realizar todo tipo de embutidos a nivel local o no, lo que pone en peligro la salud de quienes pudiesen consumir ese tipo de carnes sin saber de que animal es.