Argentinos Juniors logró una auspiciosa victoria en su retorno a la competencia internacional luego de siete años, al vencer como local al conjunto venezolano de Estudiantes de Mérida por 2 a 0, en el partido de ida de la fase inaugural de la Copa Sudamericana. Los dirigidos por Diego Dabove se impusieron con los tantos convertidos por Edson Rivas, en contra de su valla, en el primer tiempo, y Damián Batallini en la segunda etapa.

El partido revancha se jugará el jueves 2 de mayo en el estadio Olímpico Metropolitano de Mérida, donde será anfitrión el conjunto dirigido por el argentino Martín Brignani.

Los visitantes no llegaron a rematar al arco durante todo el primer tiempo, mientras que los locales ya sacudieron el travesaño del arco venezolano a los cinco minutos por intermedio de Claudio Spinelli. Y ese dominio se tradujo un cuarto de hora después en el primer gol de la noche con un error forzado de Argentinos Juniors que Edson Rivas, cabeceó hacia atrás un tiro libre, y transformó en la primera ventaja de los de La Paternal.

Sin embargo después de esa conquista los locales no lograron ir por más, con la mente puesta sobre todo en la revancha y la consecuentemente necesaria diferencia de gol, especialmente porque los visitantes se pararon bien atrás con el marcador central argentino Oscar Sáinz como abanderado de la resistencia.

La búsqueda pareció reaunudarla el «Bicho» recién en los albores del segundo tiempo, cuando volvió a generar acciones de riesgo en derredor del arquero visitante Alejandro Araque, especialmente a través del experimentado Gabriel Hauche.

Hasta que sobre el cuarto de hora los venezolanos se quedaron con 10 hombres por la expulsión del volante central Jesús Meza, lo que incrementó entonces la insistencia de Argentinos por alcanzar un nuevo tanto.

Pero no llegó a la media hora de esa segunda etapa, cuando Damián Batallini llegó por izquierda a las puertas del área grande rival, enfiló hacia adentro desairando a José Manríquez con un enganche de derecha, y con esa misma pierna ejecutó al arquero Araque con un remate a media altura contra el palo opuesto.

Los 15 minutos finales parecía que se le podían presentar accesibles a los de Dabove para intentar una tercera conquista que le permitiera viajar con mayor tranquilidad a Venezuela, pero los de Mérida sorprendieron al replegarse para intentar la conservación de esa diferencia de dos goles que seguramente imaginaban no tan negativa considerando que se encontraban con 10 hombres en la última media hora.

Y prueba de ello fue que ya sobre la hora el delantero Aldris Herrera demoró su salida del campo de juego por una aparente lesión para dejar correr los minutos, mientras en Argentinos todos se desesperaban por esa maniobra dilatoria que finalmente tuvo sus frutos, porque el partido se fue con un 2 a 0 para el local que puede considerarse satisfactorio o un poco «corto» dadas las circunstancias, algo que solamente podrá dilucidar recién dentro de casi un mes en Venezuela.

Aunque la cabeza de Argentinos Juniors está puesta en sumar en el torneo local para engrosar su promedio y no tener complicaciones a futuro, Argentinos arrancó con el pie derecho su sueño continental.

El Bicho, que supo ganar la Copa Libertadores en 1985, busca levantar este trofeo en su quinta participación. Su mejor actuación fue en 2008, donde logró llegar a semifinales (cayó a manos de Estudiantes de La Plata).

La visita, por su parte, viene de ganar sus últimos dos compromisos por el torneo venezolano, lo que lo posicionó en el octavo lugar de la tabla de posiciones, a seis del líder Carabobo. Esta es la segunda participación de los rojiblancos en la Copa Sudamericana (el año pasado fue eliminado por Deportes Temuco en primera fase). Además disputó en seis ocasiones la Copa Libertadores.