Argentina se impuso en la final 3-2 ante Brasil en tiempo suplementario y se consagró campeona del Mundial de la AMF. Con polémicas, penales, emociones y un grito fuerte que se sintió en Misiones y se escuchó en el mundo.

Ante un estadio repleto, la Selección dirigida por Avveduto obtuvo por segunda vez en la historia la Copa del Mundo y, justo, ganando además en el clásico Sudamericano.