Priscila tiene solo 12 años y una historia de vida que la hizo conocida no solo en su barrio -La Angostura- sino en toda Salta y gran parte del país. Según contó su mamá en una entrevista con Emiliano Durand, cuando la nena tenía solo un año y cuatro meses tuvo tres paros cardíacos en una tarde. El mayor de ellos duró 30 minutos y para los médicos ya estaba muerta. 

Milagrosamente volvió a la vida y de un momento para el otro le avisaron que el corazón de la nena salteña volvió a latir. Su mamá le escribió una canción donde cuenta cómo fue ese momento de tanto dolor y alegría. 

«Una tarde de diciembre el corazón de mi hija se paró, para la ciencia estaba muerta pero yo confiaba en ti señor. Los médicos se desesperaban y no sabían qué hacer. Cuando estaba de rodillas yo a tu voz la escuché. Me dijiste ya no llorés que corazón nuevo le di. Y desde ese momento supe que ella iba a vivir. Mi hijita se llama Priscila y a ella le gusta sonreír. Cuando empiezan a alabarte ella se siente feliz»

Priscila estaba ciega, usaba sondas y con el tiempo todos esos problemas desaparecieron. Hoy tiene una salud muy buena y su familia tiene la fe de que pueda caminar.  

FUENTE: quepasasalta