Sebastián Rabellino, un joven volante de la primera del equipo santafesino San Martín de Progreso, falleció este domingo cuando el auto que conducía impactó de frente contra un camión en una curva.

A casi tres meses de la muerte de Emiliano Sala, el pueblo y el club donde se inició el jugador fue sacudido nuevamente otra tragedia. Sebastián Rabellino, quien jugaba en la primera del equipo San Martín de Progreso, falleció este domingo en un accidente de tránsito en la localidad de Santa Fe.

El auto que conducía Rabellino, de 24 años, impactó de frente contra un camión en una curva, a pocos metros de la entrada a la ciudad Progreso. Fue la única víctima fatal del choque, ya que las cuatro personas que lo acompañaban sufrieron heridas menores.

Rabellino había jugado este viernes en la derrota de su equipo ante Sarmiento (Humboldt). Debido a su muerte, la Liga Esperancina decidió suspender la fecha que debía disputarse este domingo.

Emiliano Sala, murió al caerse la avioneta en la que se trasladaba a Gales en 21 de enero de 2019. Tras firmar el contrato con el Cardiff City, había regresado a Nantes para acudir a La Jonelière y despedirse de sus compañeros. Al regresar ese mismo día por la noche, la avioneta privada en la que viajaba el goleador desapareció cuando volaba sobre el canal de la Mancha. Las autoridades británicas informaron el 3 de febrero que encontraron, en el fondo del canal restos del avión en el que viajaba el futbolista.