La violencia en el fútbol siempre tiene algún episodio nuevo para ofrecer. Esta vez, la intolerancia se hizo presente en Catamarca, al final de un encuentro por las semifinales del Torneo Provincial, correspondiente a las federaciones de la liga catamarqueña de fútbol. En Tinogasta, Juventud Unida consiguió ganarle por 1-0 en los noventa minutos a Tinogasta Central, y así dejó igualada 2-2 la serie global, ya que había perdido 2-1 en la ida. Así, la definición llegó por penales, y allí fue más efectivo Juventud, que se impuso por 4-3, que avanzó a la final en la que se medirá con Unión Sportiva de Recreo, que en la otra semifinal goleó a Unión Calchaquí de Santa María por 5 a 1.

Pero la derrota, más allá de los penales, no fue tomada en buenos términos en Tinogasta. Tanto los hinchas de Central, como los jugadores y el cuerpo técnico del local reaccionaron con violencia contra la terna arbitral encabezada por Leonardo Bravo, quienes fueron agredidos con insultos y algún intento de agresión física. Así comenzaron los desmanes, por lo que la policía intervino para proteger al árbitro y a sus colaboradores. Incluso, se observaron detonaciones al aire por parte de los uniformados. Por suerte, no se registraron heridos.

Fuente: lanacion