Un joven de 21 años, conocido en el ámbito delictivo fue nuevamente detenido, ayer a la madrugada  por la policía.

Esta vez, el asiduo visitante de los calabozos de las dependencias de Capital, habría intentado perpetrar un robo en un local de comida rápida en inmediaciones de la terminal de ómnibus. El propietario del lugar, que fue quien dio aviso a la policía, denunció amenazas por parte del sujeto.

Fuentes policiales y judiciales informaron que aproximadamente a las 3:10 de la madrugada, personal de Comisaría Décima llegó hasta la intersección de la avenida Güemes y calle Vicario Segura donde se entrevistó con el propietario de un puesto de comidas rápidas del lugar, cuyos  datos personales no trascendieron, quien les manifestó que un sujeto habría intentado robarle amedrentándolo con un arma de fuego, para luego darse a la fuga.

De acuerdo con la descripción brindada por el damnificado, los policías realizaron un amplio recorrido por la zona logrando divisar en la calle Buenos Aires al 700, a un hombre con características similares a las indicadas, quien al percatarse de la presencia del móvil, aceleró su paso y se fugó.

Así, se inició una persecución que finalizó en el domicilio de un hombre de 31 años, donde la policía logró la detención del sospechoso.

El sujeto, a quien identificaron con el apellido Soto, de 21 años de edad, fue entonces cargado en la patrulla y trasladado a la comisaría donde quedó privado de la libertad a disposición de la Fiscalía en turno.

Cabe señalar  que al momento de realizarle la requisa correspondiente, los policías encontraron entre sus prendas de vestir una réplica de arma de fuego, de similares características a la pistola Bersa calibre 9 mm., arma reglamentaria del personal policial, que quedó secuestrada.

Finalmente, el comerciante damnificado se dirigió por sus propios medios hasta la Unidad Judicial Nº 2 y denunció el atraco.

Voceros policiales informaron que Soto fue detenido ya en varias oportunidades en distintos hechos delictivos pero al cabo de unas horas y tras ser indagado por el fiscal, recupera la libertad.