Efectivos de la Comisaría Primera tomaron conocimiento que en la calle San Martín al 800, requerían la presencia policial.

Al llegar al lugar, los Policías se entrevistaron con un hombre de apellido Riolo, de 41 años de edad, quien manifestó que su hija, una niña de 5 años, accidentalmente habría ingerido una medalla de pulsera, del tamaño de una moneda, por lo que inmediatamente le brindaron los primeros auxilios y solicitaron la presencia de profesionales médicos del SAME, quienes la trasladaron al Hospital de Niños “Eva Perón”, para la asistencia correspondiente.