Barracas Central, equipo que milita en la Primera B Metropolitana, contradijo los pronósticos y eliminó a Unión de Santa Fe en los 32avos de final de la Copa Argentina. El tanto fue de Luciano Romero cuando se jugaba un cuarto de hora.

Una jugada polémica fue la que quebró el cero en Sarandí, cuando el arquero de los santafesinos, Nereo Fernández, salió a cortar un centro al área y recibió el contacto del autor del tanto, quien pareció cometerle una sutil infracción antes de quedarse con el balón y anotar el 1-0 que sería definitivo sin oposición.

En el Tatengue también le reclamaron un penal a Diego Ceballos, tras una supuesta mano adentro del área cuando todavía promediaba la primera parte.

El conjunto conducido por Leonardo Madelón, que el fin de semana afrontará los octavos de final de la Copa de la Superliga ante Tigre, no encontró los caminos para al menos llegar a la igualdad y forzar la tanda de penales.

El DT de Unión intentó cambiarle la cara a su equipo con los ingresos de Darío Bottinelli, Augusto Lotti y Franco Troyansky (los últimos dos tuvieron chances para empatar) pero las modificaciones no surtieron efecto.

Así fue que el cuadro con el que se identifica Claudio Chiqui Tapia, presidente de la AFA, se aferró a la victoria y accedió a los 16avos de final de la Copa Argentina, instancia en la que se las verá con el ganador de la llave que enfrenta a San Lorenzo y Estudiantes de San Luis.

Artículo anteriorSan Lorenzo perdió pero se clasificó igual
Artículo siguientePrimer encuentro de servicios locales de la provincia