Una bala de plata. En eso se transformó la Copa Sudamericana para este semestre de Independiente en el que cosechó muchas decepciones y escasas alegrías. Afuera de los principales torneos y peleas, sacó el boleto a la segunda ronda del certamen internacional.

El «Rojo» se trajo del Monumental de la UNSA un lógico triunfo por 2 a 1 ante Deportivo Binacional, en un juego que se disputó en los 2.300 metros de altura de la ciudad peruana de Arequipa. Los tantos del conjunto de Avellaneda, que venían de imponerse por 4-1 en el Libertadores de América, fueron marcados por Pablo Hernández y Cecilio Domínguez (descontó, Héctor Zeta) avanzaron de fase con un global 6-2.

Con marcada superioridad y sin pasar sobresaltos, Independiente y Holan toman un poco de aire en un presente complejo. Más allá de este panorama favorable en la Copa, el equipo falló en la Superliga al conseguir clasificar con lo justo a la próxima edición de la Sudamericana y decepcionó tras quedarse afuera en primera ronda de la Copa de la Superliga contra Argentinos Juniors.

Binacional, por su parte, querrá seguir haciendo historia en su torneo local. Fundado en el 2010, el conjunto peruano logró en 2018 el salto a la máxima categoría del fútbol de su país. Luego de obtener el boleto a la Sudamericana con una campaña regular, el «Bi» se afirmó en el torneo de su país y actualmente es el único líder en 11 fechas con 9 triunfos.

La realidad indica que el sueño de conquistar por tercera vez la Copa Sudamericana en su historia esconde detrás el deseo de obtener el boleto a la Libertadores 2020. Más allá de que tiene una vía alternativa: ganar la Copa Argentina, en la cual debutó con un triunfo sobre Atlas y ahora enfrentará a Patronato por los 16avos de final.


Artículo anteriorLucía anunció un nuevo programa para acceder a la casa propia, con o sin terreno
Artículo siguienteComenzo la construcción del Complejo Deportivo Municipal ‘Gigante Dormido’