Fue el año de mayor participación, en corredores y público. El evento desarrollado íntegramente en territorio fiambalense incluyó a localidades de la denominada Herradura además del complejo termal. El evento deportivo mostró lugares y competidores en miles de posteos de redes sociales, durante la competición y aún por estas horas los cientos de participantes muestran en redes sitios de Fiambalá ante las bellezas naturales que vieron pasar a corredores del país y también extranjeros. Una vez más la capacidad hotelera y gastronómica, fue insuficiente en Fiambalá. Se dieron casos adonde competidores pidieron permiso en casas particulares para bañarse y luego emprender regreso a sus sitios de origen. Desde el municipio Roxana Paulón consideró «estar frente a un fenómeno que creció muchísimo. Disponemos de un equipo de trabajo desde el municipio y considero que es una inversión. Pregunten al sector privado cómo y cuánto trabajó durante todos estos días. Pudimos observar el crecimiento del sector privado, en estos últimos tres años el comercio en general aprendió a extender sus horarios de atención y sumar servicios y esta vez fue ejemplificador» expresó Paulón.