Días atrás se realizó un concierto andino en el imponente Campo de Piedra Pómez de Antofagasta de la Sierra. Allí, se registró una versión en quechua del Himno Nacional trabajada con impronta catamarqueña, revalorizando nuestra cultura andina, involucrando diferentes ritmos en cada segmento tales como zamba, vidala, triste, joy joy, waino, copla, taquirari, ritmos puneños y ancestrales a través de los cueros.

La iniciativa, que surgió del músico catamarqueño Juan Ignacio Molina, fusionó instrumentos comandados por una delegación de más de 50 músicos catamarqueños, entre jóvenes y adultos y la Orquesta Andina, conformada por chicos que asisten al Hogar Escuela.