“No necesitamos una nueva coalición, necesitamos ratificar y, en todo caso, mejorar Cambiemos”, expresaron ayer dirigentes descontentos con la decisión de un sector partidario de tensar la cuerda. Curioso giro de la interna radical: si hasta hace unas semanas la discusión era si podía haber un quiebre de la UCR con sus socios de Cambiemos ahora mutó en cuán defensores del espacio se paran.   El documento, de 8 páginas, está dividido en cinco partes.

Primero destaca el antecedente de la Convención de Gualeguaychú en 2015 (que dio lugar a la creación de Cambiemos) y la tradición aliancista de la UCR. Después hace un balance sobre los logros y desafíos pendientes de la coalición. Allí, se sostiene que “sólo el éxito en mejorar sostenidamente la calidad de vida de nuestros compatriotas -en especial de aquellos sectores más vulnerables- alejará definitivamente los fantasmas del populismo en nuestro país”.

En tercer lugar, el texto hace referencia al enfoque que debería tener Cambiemos en un futuro gobierno, con críticas también a la lo hecho hasta ahora. “Este tiempo de gestión demuestra que las dificultades fueron subestimadas, las propias capacidades sobreestimadas o una combinación de ambas”, sostienen los radicales. Allí, se hace referencia a las reformas estructurales que se necesitan y se insiste con que requerirán de acuerdos lo más amplios posibles. “Muchos ven la mano de Lousteau en ese punto”, dicen fuentes partidarias.

“Este tiempo de gestión demuestra que las dificultades fueron subestimadas, las propias capacidades sobreestimadas o una combinación de ambas”   “Ningún espacio político puede ni debe acometer una tarea semejante en soledad, ello resulta doblemente cierto si el espacio en cuestión es minoritario, con las desventajas institucionales que esto conlleva”, manifiesta el borrado del documento. Y agrega: “Es imprescindible ser capaces de crear consensos amplios y de racionalizar nuestros disensos, creando así un rumbo futuro compartido por muchos otros”. El cuarto punto, en tanto, apunta a la institucionalización de Cambiemos y la necesidad de que mute de una “coalición electoral” a una “coalición de gobierno”.

“Lo que se precisa es construir una coalición superior a Cambiemos, que se enfoque en la gobernabilidad, convocando a todos aquellos con espíritu republicano y a partir de un diagnóstico común, elaborar políticas compartidas, apoyadas y defendidas por todos los miembros. Hoy lo que necesitamos construir es una coalición de gobierno, con reglas claras que indiquen el rol de cada partido”, continúa el texto.

El tramo final es el articulado, con las definiciones de la Convención, donde el primero es contundente en “ratificar” Cambiemos y “procurar su ampliación en una nueva coalición”. La discusiones prometen seguir, y el encuentro del lunes probablemente sirva como catarsis para muchos dirigentes desencantados con el gobierno.

Todo está encaminado para que se apruebe la continuidad de la coalición, se exija mayor injerencia en la toma de decisiones y se dejen abiertas puertas para negociaciones como ampliar Cambiemos o permitir la competencia interna para la candidatura presidencial.

Fuente: perfil.com