Por Analía Cuccia Baidal – acuccia@losandes.com.ar

Estefanía Banini (28 años) es la mendocina que nos representará en el Mundial de Francia 2019 de fútbol femenino que comienza el próximo viernes, con el partido inaugural entre el seleccionado anfitrión y Corea del Sur, mientras que Argentina debutará el lunes 10 frente a Japón.

Banini, ex Cementista y Las Pumas, juega en Levante de España y arribó hace un par de semanas al país para sumarse al elenco que dirige Carlos Borello. Después de varios ensayos y del último amistoso, con Uruguay en San Luis (ganó 3-1), la capitana nacional dialogó con Más Deportes para analizar el presente de la Selección y las expectativas que hay para la cita ecuménica.

“Es mi primer Mundial, siento mucha ansiedad y ya tengo ganas de que llegue el día del debut. Quiero jugarlo ya. Espero ese estreno y escuchar a nuestra gente. Fue una espera de toda la vida. La verdad es que al fin se me está cumpliendo un sueño”, dijo la capitana de la Selección argentina.

-¿Cómo está viviendo el plantel estos días previos al Mundial?

-Estamos aprovechando los entrenamientos, cada reunión para charlar y mejorar. Entendemos la realidad en la que vivimos pero también estamos muy ilusionadas. Es un premio que vamos a vivir después de tanta lucha.

-¿Qué posibilidad hay para clasificar?

-Es complicado pero siento que hay oportunidades de clasificar. Sin embargo, hay que ser realistas y entender que nos vamos a enfrentar con potencias mundiales. Este Mundial servirá más que nada para saber a qué distancia estamos de esas selecciones. Tenemos que ver como nos vamos a sentir contra esos equipos para realmente ver hasta dónde podemos llegar. Como Selección vamos a entregar todo y queremos dejar bien representado a nuestro país. Es importante saber que estamos recién empezando a hacer que el fútbol femenino en Argentina sea un poco mejor y este Mundial servirá para ver a qué distancia estamos de aquellos que son los candidatos.

-¿Ya han estudiado a los rivales?

-Los profes están ansiosos y nos vienen mandando videos desde hace varios meses. Tenemos que ser inteligentes para jugarles. Debemos ser un equipo compacto, cerrado atrás para poder tener posibilidades de ganar cualquier partido, manteniendo nuestro arco en cero. Sería lo más inteligente de nuestra parte, por más que a nosotras nos guste tener la pelota, el buen fútbol y atacar. Ante la poca preparación para este Mundial, es la manera.

-¿Qué se siente llevar la cinta de capitana?

-Es un orgullo inmenso. En esta Selección somos todas importantes y cuando me preguntan no sé qué responder. El llevarla o no, no te hace ni mejor ni peor. Lo más importante es llevar la celeste y blanca y sentir por qué y quiénes están jugando.

-¿Qué le falta a esta Argentina para subir en el ranking y pelear entre las favoritas?

-Falta tiempo de trabajo y lo vamos a lograr. Este proceso que comenzó después de la Copa América y debe mantenerse para poder pelear de igual a igual en los próximos mundiales. Jugadoras hay y la AFA ahora nos está apoyando. Falta que los clubes de Argentina empiecen a hacer lo que está realizando la AFA para que podamos crecer año tras año, lograr objetivos y como consecuencia, avanzar en los mundiales.

-¿Cuándo cambió Estefanía Banini desde aquella Sub 20 donde te ganaste el apodo de ‘La Messi’ hasta ahora?

-Crecí muchísimo. La experiencia suma, el haber pasado por diferentes países y jugado con grandes figuras mundiales me hizo madurar. Aprender diferentes estilos de fútbol a una le sirve cuando lo incorpora. La experiencia te hace crecer como jugadora y persona. Creo haberla aprovechado bastante.

-¿Pensás que el fútbol en nuestro país ganó terreno?

-Sin dudas. Argentina está creciendo, nos hacemos escuchar, la AFA nos apoya mucho pero necesitamos más. Estamos en desventaja frente a los otros países. Creemos que vamos a afrontar una Copa del Mundo con mucha desventaja. Pero estamos en el comienzo de un proceso. Y los resultados que podamos lograr en esta competencia no tiene que debilitar la fuerza que estamos ganando en Argentina. Trabajamos para mejorar y acortar la brecha que existe con los exponentes internacionales.

-¿Este mundial es otra prueba para esta lucha?

-Así es y ojalá que la gente entienda lo mismo. Después de 12 años sin ser parte de un Mundial, y después de la Copa América que hicimos en condiciones mínimas, es un premio. Nosotras enfrentaremos a potencias que nos llevan décadas de ventajas en cuanto a trabajo. Pero nosotras lucharemos para que nos vaya bien. Lograrlo también traerá más apoyo.

-¿Hay presión por eso?

-Tenemos la presión de jugar un Mundial, por todo lo que representa este torneo. Sin embargo, estamos ubicadas en la situación en que nos encontramos a nivel global. Estamos despagando y somos consciente de eso.

-¿Qué mensaje le dejás a la gente y a las futuras futbolistas?

-Que nos apoyen. Es un momento importante para el fútbol femenino. Que seamos ‘una’ y que se atrevan a soñar porque los sueños se cumplen cuando detrás de él hay un buen trabajo.