Argentinos Juniors aguantó los embates del Deportes Tolima, igualó 0 a 0 en Colombia y se clasificó a los octavos de final de la Copa Sudamericana. El equipo de La Paternal avanzó a la siguiente instancia de la competencia continental al hacer valer el 1 a 0 a favor alcanzado en el estadio Diego Maradona la semana pasada.

De esta manera, los dirigidos por Diego Dabove se enfrentarán en la siguiente ronda a Colón de Santa Fe, que dejó en el camino a River Plate de Uruguay (0-0 y 3-1).

El conjunto visitante se plantó con orden y carácter en el estadio Manuel Murillo Toro de Ibagué para extraer un resultado conveniente para sus pretensiones. El elenco de La Paternal se apoyó en la firmeza defensiva, en la tarea de contención de Francis Mac Allister y Matías Romero en la mitad de la cancha y en los desenganches de Alexis Mac Allister, que se retiró golpeado, tras un choque de cabezas con Sergio Mosquera.

Deportes Tolima, que procedía de la Copa Libertadores al calificarse tercero en el grupo G, el mismo que ganó Boca Juniors, asumió la iniciativa y tomó las riendas. Pero al equipo colombiano le faltó convicción en los metros finales y no resultó lo suficientemente profundo como para inquietar seguido a Lucas Chaves. De hecho, el conjunto colombiano casi no generó situaciones propicias de gol, más allá de algún remate desde fuera del área o algún centro que siempre halló bien parados a la dupla Torren-Quintana.

Por el contrario, Argentinos, a través de las réplicas, generó las chances más claras y, en la primera parte, pudo haberse puesto en ventaja, con un cabezazo desviado de Gabriel Hauche, desde una posición propicia.

En la segunda mitad, el elenco visitante apostó a retrasarse en la cancha, le cedió la pelota a Tolima, que no supo cómo aproximarse, más allá de los movimientos de Marco Pérez (ex Independiente y Gimnasia La Plata), el atacante más peligroso del local. Con la pelota mucho menos tiempo en su poder, los de La Paternal fueron más punzantes y pudieron abrir la pizarra en un disparo de Matías Romero que se fue apenas desviado o en un tiro libre de Miguel Torrén que obligó a una excelente intervención de Álvaro Montero, el guardavallas que es observado por Lanús.

En los minutos finales abundaron las brusquedades (se fueron expulsados dos jugadores, uno por bando) y fricciones. Pero el marcador no se alteró y Argentinos festejó el pasaje de ronda.