Fumar no solo es malo para la salud, sino que afecta también al nivel de fertilidad e incluso a la futura salud de los hijos; hacerlo regularmente y en grandes cantidades puede además provocar que estos tengan un menor número de óvulos o espermatozoides.