Guillermo Luquin, diácono de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora, fue hallado muerto, envuelto en sábanas y con una herida cortante en su cuello en su casa del partido bonaerense de Temperley, según informaron fuentes policiales.

Según pudo constatar Infobae, el personal policial arribó hasta el domicilio de Luquin, ubicado en Bombero Ariño al 800, de Villa Galicia. El hecho fue descubierto pasadas las 12.30 a raíz de un llamado al 911.

Cuando el personal de la comisaría 8va. ingresó en la vivienda se encontró con Eduardo Nicolás Luquin, sobrino de la víctima. En el interior de la casa no se encontró ningún ambiente revuelto y, según el familiar del diácono, tampoco había faltantes, por lo que los investigadores descartaron rápidamente que se haya tratado de un robo.

En el lugar arribó el móvil n° 5 del SAME, a cargo doctora Carmen Furino MP. 114.768, quien constató el deceso, observando a simple vista que el corte en el cuello fue el causante de la muerte.

Télam que la policía se encontraba a 500 metros de la vivienda. En el sitio web de la Diócesis de Lomas de Zamora, el diácono Luquin figura con el mismo domicilio en el que fue hallado muerto.

En el lugar intervino la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) en turno de Lomas de Zamora, que caratuló la causa como «averiguación causales de muerte» a la espera de los resultados preliminares de la autopsia que determinarán la causa de la muerte de Luquin.