La NASA prepara un ambicioso proyecto en el que una nave buscará hallar planetas similares a la Tierra, un equipo internacional de científicos se adelantó y descubrió dos exoplanetas capaces de albergar vida humana: Teegarden b y Teegarden c son templados y podrían tener agua líquida.

El revelamiento fue liderado por científicos de la Universidad de Göttingen, de Alemania, quienes se sumaron al programa Carmenes, un proyecto hispanoalemán que desde 2016 busca planetas alrededor de estrellas cercanas con la ayuda de un espectrógrafo instalado en el telescopio de 3-5 metros del Observatorio de Calar Alto, en Almería, España. A partir de este instrumento, los investigadores analizaron con gran detalle a la estrella de Teegarden, una enana roja fría situada a solo 12,5 años luz de nuestro Sistema Solar.

“Teegarden solo tiene el 8% de la masa solar. Es mucho más pequeña y menos brillante que el Sol. De hecho, pese a estar tan cerca de la Tierra, no se descubrió hasta 2003”, explicó Ignasi Ribas, coautor del estudio. La temperatura de la estrella es de 2600 grados centígrados (contra los 5500 del Sol) y al ser 10 veces menos masiva que nuestra estrella gigante, es 1500 veces más débil, por lo que irradia la mayor parte de su energía en longitudes de onda rojas e infrarrojas, ideal para Carmenes, que está diseñado para observar este tipo de radiación.

Para determinar si había planetas alrededor de la estrella, los científicos emplearon la técnica Doppler, ideada para descubrir aquellos que no se pueden observar de manera directa. Cuando un planeta orbita una estrella, la atracción gravitatoria hace que esta también se mueva, por tanto, cuando una estrella se acerca y se aleja, se puede deducir que hay un planeta en órbita. Las mediciones Doppler de la estrella de Teegarden mostraron la presencia de, al menos, dos señales, identificadas como Teegarden b y Teegarden c.

El primero tiene una masa similar a la de la Tierra y orbita la estrella cada 4,9 días, mientras que el segundo completa su órbita en 11,4 días. “Teegarden b, el más interno, recibe un 10% más de luz que nosotros del Sol, por eso creemos que tal vez esté demasiado caliente y quizás no tenga agua, pero esto es una especulación porque hay aspectos de los sistemas climáticos que desconocemos y que podrían permitir que hubiera agua líquida”, explicó Ribas.

El segundo, Teegarden c, está en medio de la zona habitable, lo que significa que su temperatura en la superficie está entre cero y cien grados: podría perfectamente tener agua en la superficie.

Así, estos dos planetas se suman a Próxima b, del Sistema de Próxima Centauri, que está a 4 años luz.