Este martes se apagó una de las estrellas del espectáculo argentino que supo enamorar a miles de fanáticos. A las 8.45 dejó de existir Hilda Isabel Gorrindo, más conocida como «La Coca» Sarli. 

Tras una operación por una fractura de cadera, quedó muy debilitada y tuvo que ser hospitalizada nuevamente. Su estado de salud se había complicado seriamente en las últimas semanas. 

Sus inicios en el cine fueron con el mismo escándalo que la acompañó en casi toda su labor profesional para la pantalla grande y también en la lente del hombre que amó. Con dirección de Armando Bó, el 2 de octubre de 1958 en el cine Gaumont se estrenaba El trueno entre las hojas, película escrita por Augusto Roa Bastos que adaptaba su cuento «La hija del ministro». Fue un éxito instantáneo que la catapultó al estrellato y a una primera escena de desnudez para el cine argentino que fue pura provocación para los parámetros de la época y que -solía señalar la actriz- rodó engañada pensando que iba a aparecer con una malla color carne y lejana en virtud de la distancia de cámara. 

«Después supe que había acercamientos y aumentos», siempre se la escuchaba decir sobre ese primer desnudo frontal para un personaje del que la crítica de su tiempo dijo que «justifica muy poco su absurdo papel» y para el cual Armando Bó, para convencerla, había llevado a Isabel Sarli a ver Un verano con Monika, de Ingmar Bergman.