Si el cielo está despejado, en Catamarca será visible el eclipse de Sol del martes próximo. El eclipse no será total pero será muy perceptible en nuestra ciudad: el Sol quedará cubierto en un 92 %. Como estamos en invierno y los días son cortos, se verá ya muy cerca del horizonte noroeste. 

Las localidades privilegiadas, y con mayor visualización, serán Quimilo ﴾96% del disco solar eclipsado﴿, Casa de Piedra ﴾95%﴿ y San Martín ﴾94%﴿.

El punto máximo del eclipse ocurrirá a las 17.46. La Luna, compañera del Sol en esta danza, aunque mucho más chica que él tapará su luz progresivamente hasta el punto de que en una franja del país el día se tornará noche, brillarán las estrellas y resplandecerá imponente la corona solar. El proceso durará unas dos horas, y en Catamarca empezará a las 16.32, cuando el sol reciba el primer “mordisquito” imperceptible. Para las 18.37 el baile celeste llegará a su fin.

La franja de nuestro país que quedará a oscuras por dos minutos tiene escasos 200 kilómetros de ancho y alcanza la provincia de San Juan, el sur de La Rioja, el norte de San Luis, el centro-sur de Córdoba, el sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires, informa Mansilla. En la Ciudad de Buenos Aires y en La Plata será casi total.

Para tener un mejor panorama del eclipse se aconseja ubicarse lo más hacia el este posible. De hecho, hasta es recomendable que la observación se realice desde la cima de la sierra Ancasti, de modo que la sierra Ambato no obstaculice el eclipse. 

  • Recomendaciones

Pero hay que advertir algo desde el principio: que sea visible no quiere decir que se pueda mirar a simple vista. Ni siquiera alcanzan anteojos oscuros, por más filtro UV que tengan. Y ni hablar de radiografías o largavistas. No significa, claro, que no podamos disfrutar del regalo, pero hay que tener precauciones.

El eclipse no debe ser mirado directamente; se corre el riesgo de causar serios problemas a los ojos, porque la luz directa del Sol puede quemar la mácula.

De las soluciones menos tecnológicas, la única viable es usar vidrios de los que tienen las máscaras de soldar y se consiguen en ferreterías. 

  •  Cómo disfrutar sin riesgos

Construí una cámara con una caja de cartón

Se llama cámara estenopeica, porque deja entrar la luz por un pequeño orificio, lo que concentra los rayos. Cubrí uno de los fondos de la caja (del lado de adentro) con papel blanco. En el centro de la cara contraria, recortá un cuadrado; cubrí el espacio que queda con uno un poco más grande de papel aluminio; aseguralo, para que no se corra, y perforá el metálico con una aguja. En el momento del eclipse, parate de espaldas al Sol, meté la cabeza dentro de la caja, para lograr lo cual habrás quitado la base (si la caja es suficientemente grande, será aun mejor si sólo le hacés un agujero por el que pase la cabeza) y disfrutá del magnífico espectáculo reflejado en tu “pantalla” blanca. Si no conseguís caja, hacelo con un cartón (que sujetarás por encima de tus hombros) y permití que la imagen se refleje en el suelo. Si hacés varios agujeritos, ¡verás varios eclipses simultáneos! Pero de ningún modo mirés directamente el Sol.