Un hombre a bordo de un automóvil Volkswagen Gol gris se llevó por delante a gran velocidad a un ciclista que circulaba en una mountain bike negra por la avenida Beiró de la Capital Federal, y no conforme con lo realizado, huyó de las escena del siniestro y varios metros más adelante, en el cruce con la avenida Nazca, chocó a un automóvil negro que estaba estacionado, esperando que diera el semáforo en verde para doblar a la izquierda.

Como resultado del impacto recibido, el ciclista, identificado como Sebastián Ariel Devoto, de 32 años, está en grave estado por las heridas recibidas (politraumatismos y daño cerebral) y fue derivado al hospital Zubizarreta.

El sujeto que iba a bordo del Volkswagen, Miguel Ivanovich, está detenido y se cree que podría haber circulado alcoholizado, ya que en el interior del rodado se encontraron dos latas de cerveza.

Participaron del operativo, efectivos de la Comisaría Vecinal 11-B de la Policía de la Ciudad que secuestraron la bicicleta y pedazos de plástico gris pertenecientes al auto en cuestión, aunque también se agregaron sus pares de la Comisaría Vecinal 15-C, quienes tiene jurisdicción sobre el segundo incidente.

Los oficiales de la Policía de la Ciudad cotejaron los plásticos encontrados en el lugar del primer incidente, confirmando que pertenecían al mismo VW Gol. Interviene en el hecho calificado como “lesiones culposas”, la fiscalía Penal Contravencional y de Faltas 19, a cargo de Lorena San Marco.

Los familiares del ciclista expresaron su dolor e indignación al hablar con distintos canales de televisión.

Allí contaron que a víctima del siniestro había decidido empezar a usar la bicileta para cuidar su salud y alentado por los constantes aumentos en el precio de la nafta.

Las noticias que se dieron a conocer sobre el estado de salud de Devoto no son alentadoras, y los médicos fueron cautos en cuanto a las posibilidades de recuperación, al precisar que necesitará de un milagro para sobrevivir debido a las severas lesiones padecidas.