La iniciativa de descontaminación y compactación de vehículos abandonados forma parte del plan de reordenamiento del parque automotor que impulsó el municipio de Rada Tilly con la creación de un Depósito Automotor Municipal en las afueras de la ciudad y la adhesión al Programa Nacional de Descontaminación, Compactación y Disposición Final de Automotores (PRONACOM) para las unidades que fueron abandonadas.

“Esta semana comenzamos con la descontaminación de los vehículos abandonados como etapa fundamental previa a su compactación”, explicó el secretario de Gobierno, Juan José Rivera.

Rivera explicó que primero se asegura la correcta disposición final de los residuos peligrosos de los vehículos que serán compactados, de acuerdo a la Ley 24.051.

El proceso de descontaminación, según expuso el secretario de Gobierno “se inicia con el desmonte las baterías, que es una de las autopartes que se pueden recuperar, y con posterioridad cada uno de los vehículos es elevado sobre una batea para retirarles el aceite y el carburante en sus depósitos de combustible”.

El trabajo es realizado por la empresa Cazalla, que fue aprobada y designada por el Ministerio de Seguridad de la Nación para avanzar con el PRONACOM en la ciudad y una vez finalizada la descontaminación, se montará una compactadora en el predio del nuevo Depósito Municipal Automotor para iniciar la segunda etapa del plan.

“Hemos recibido la autorización del Ministerio de Seguridad de la Nación para compactar 71 unidades, entre automóviles, camionetas y motocicletas que, tras ser secuestrados por la dependencia municipal en distintos operativos, no fueron reclamados por sus titulares durante un periodo mayor a seis meses”, recordó Rivera.

Fuente: El Patagonico