Los 16avos de la Copa Argentina tuvieron su continuidad en la tarde del miércoles, con el encuentro que animaron Colón y Sol de Mayo en el estadio de Atlético Rafaela. El Nuevo Monumental fue el escenario en el que el Sabalero aplastó al limitado conjunto liderado por Mauricio Del Cero.

El combinado de Pablo Lavallén sólo tardó 5 minutos en ponerse en ventaja a través de una asociación creada por Cristian Bernardi y Santiago Pierotti, que el juvenil de 18 años concluyó en la red con un remate de media distancia.

Quince minutos más tarde el binomio compuesto por Nicolás Leguizamón y Mauro Da Luz se hizo presente en el norte de Santa Fe para extender la diferencia. El joven de 24 habilitó al uruguayo para que el delantero de Montevideo termine la acción sin ninguna resistencia.

Antes de que termine el primer tiempo los pibes de Colón volvieron a exponer su talento, aunque la conquista de Leguizamón se estableció por la desgracia de Lautaro Brienzo, quien desvió el disparo del atacante y descuidó al arquero Nahuel Astutti.

Como el compromiso se liquidó en durante la primera etapa, en el complemento Colón se encargó de regular sus fuerzas para no correr el riesgo de sufrir alguna lesión. Solo la calidad de Tomás Chancalay se percibió cuando faltaban 9 minutos para el cierre, ya que el goleador dejó indefenso al arquero con un remate preciso, inalcanzable para Astutti.

Con el 4 a 0 concretado, los de Lavallén aguardarán a su próximo rival en los octavos de final, ya que Atlético Tucumán y Boca Unidos de Corrientes se verán las caras en busca del boleto a la fase de los 16 mejores del torneo más federal del país.