El pasado miércoles se llevó a cabo un plenario de trabajadores de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el cual acordaron pedir un bono -como el otorgado por el Gobierno nacional- para los empleados municipales y de no conseguirlo se dejó la posibilidad latente de realizar medidas de fuerza. Si bien el pedido del bono cumplió con los formalismos, es sabido que los intendentes dejaron entrever que por la situación económica actual les sería casi imposible dar el paliativo solicitado. 

Imagen de Archivo

Ahora, el secretario General de la ATE, Ricardo Arévalo presentó una nota ante la gobernadora Lucía Corpacci a los fines de solicitarle que “tenga a bien articular los recursos financieros necesarios para dar respuesta al reclamo sindical del pedido de un bono paliativo para los empleados municipales del interior provincial”.

En la nota señala que “como conocedora de la problemática social que vive el catamarqueño en el interior, donde el salario promedio no supera los trece mil pesos y la inminente pérdida de la capacidad adquisitiva del peso”.

“Desde nuestra entidad sindical somos muy conscientes de las dificultades financieras por las que atraviesan los distintos estamentos públicos, sin embargo, en atención a la emergencia a la que empuja esta crisis a la base trabajadora toda, haciendo mayor impacto en la franja activa que menos ingresos percibe, nos vemos obligados a interpelar a la patronal a que atienda de manera urgente esta problemática que no hace más que desdibujar el entretejido social y ponernos al borde de una crisis alimentaria”, remarcó Arévalo.

Finalmente, en la nota enviada a la Gobernadora, desde la ATE recuerda que en el “Plenario de Delegados de la Asociación de Trabajadores del Estado celebrado en el día 28, se ha resuelto de forma unánime, reclamar con el pago del mes de agosto, un bono de cinco mil pesos, que les permitiría afrontar esta difícil situación a nuestros compañeros municipales del interior. En dicho plenario, también se ha definido un plazo de cuarenta y ocho horas hábiles de espera, luego de la intimación que desde la ATE se efectúa a cada jurisdicción municipal”.