Tras las versiones que indicaban una inminente salida de Víctor Hugo Morales de la pantalla de C5N, el conductor confirmó que no seguirá adelante con su programa en esa señal. En ese sentido, aclaró que no lo despidieron, sino que todo se desencadenó después una discusión salarial y la falta de diálogo con las autoridades de la empresa.

«Sin que me echen -porque no me echaron- y sin que me haya ido -porque yo lo que quería era que me llamaran, conversar y arreglarlo- estoy afuera y la sensación que tengo es que esto sigue así y colorín colorado esta etapa de mi vida parece que ha terminado», aseguró el conductor al referirse del tema en su ciclo radial en AM 750.

Este jueves el periodista detalló que su relación con las autoridades del canal se había desgastado después de haber intentado renegociar su contrato, en medio de un reclamo salarial al que él adhirió en solidaridad de sus compañeros.

Según explicó Morales, la gerencia de C5N no vio con buenos ojos su postura de sumarse a la protesta. «Yo siempre acompaño los paros. Cuando hago un acuerdo con las empresas, les digo que si hay un paro de los trabajadores, yo también lo hago. Lo aviso porque yo sé que tengo un salario privilegiado que les hace pensar que me tengo que poner la camiseta de la empresa y la verdad es que no es así», argumentó.

A este episodio se le sumó una promesa de una mejora salarial, acordada a comienzos de 2019, que nunca se cumplió. Cuando el periodista pasó de hacer sus columnas diarias a estar al frente del programa El Diario pidió un aumento «a valor de mercado». Sin embargo, desde la emisora no le respondieron. «Lo que ocurrió después de esta decisión es que nunca más me llamaron para nada. Y el ninguneo sí que duele«, expresó.

El conductor estuvo al frente del noticiero junto a Lucía Trujillo. Tras ausentarse unos días por un problema de salud, tomó su lugar Antonio Fernández Llorente. En este nuevo escenario, será él quien seguirá al mando del ciclo.

Esta es la segunda vez en la que Morales abandona C5N. En noviembre de 2017, el conductor denunció que lo habían despedido por su línea crítica al Gobierno, mientras la dirección del canal estaba liderada por el fondo OP. Cuando el grupo Indalo recuperó el canal, negoció su regreso en 2018.