La Argentina y Brasil firmaron este viernes un acuerdo de libre comercio de automóviles que entrará en vigor en 2029, enfocado en lograr una convergencia regulatoria y tecnológica de cara al tratado comercial entre el Mercosur y la Unión Europea.

El acuerdo fue sellado en Río de Janeiro por los ministros de Producción de la Argentina, Dante Sica, y Economía de Brasil, Paulo Guedes, quienes coincidieron en que el nuevo tratado refuerza el espíritu de llegar al libre comercio automotriz como destino final de este proceso.

“Firmamos un acuerdo histórico con Brasil que le otorga diez años al sector para que pueda desarrollarse en el camino de la innovación y la generación de empleo de calidad», dijo Sica tras reunirse con Guedes.

El acuerdo crea una escala nueva de compensaciones mediante el sistema flex de importaciones y exportaciones bilaterales en el sector automotriz con la meta final de que el 1 de julio de 2029 exista el libre comercio entre los dos principales socios del Mercosur.

«Este acuerdo incluye una política automotriz común entre Argentina y Brasil. Lo que establece es un coeficiente flex que regula el intercambio y que establece una preferencia arancelaria entre las importaciones de ambos países. Actualmente, por cada dólar que importamos de Brasil podemos exportar 1,5», explicó a Cadena 3 Isabel Martínez, vicepresidenta de la Cámara de Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba.

El actual convenio, firmado a mediados del 2015, extendía su plazo hasta junio del año próximo y establecía que a partir de esa fecha comenzaría a regir el libre comercio.

Actualmente rige un coeficiente flex de 1,5 y cuando se firmó el pacto se estableció aumentar a 1,7 entre el 1 de julio de 2019 y el 30 de de junio de 2020 tras un acuerdo entre las partes. 

Al ser consultada sobre algunos detalles del acuerdo que se firmará este viernes, Martínez dijo: «Sabemos que quiere extenderse por 10 años porque Brasil lo que exige es ir al libre comercio».

Según la vicepresidenta de la CIMCC, «de lo que se produce en Argentina, el 70% se exporta pero de lo que se vende el 70% es importado».

«El problema es que hay una asimetría en los volúmenes de fabricación y de incentivos. El acuerdo viene a compensar esto y tenemos que estar atentos».

Entrevista de Miguel Clariá.

Fuente Cadena 3 Argentina