El titular de Tránsito de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, Enrique Romero, pasó por Los Primeros con la idea de analizar la situación del área que controla, pero terminó dejando dos fuertes revelaciones.

El funcionario comunal actualizó el caso del policía trucho que se desempeñó durante años como perito de la Policía de Tucumán, prestando servicios en la Unidad Regional Sur.

Según Romero, El falso profesional Gustavo Figueroa habría sido el encargado de realizar las pericias médicas que se hicieron tras el luctuoso accidente que le costara la vida a varios jubilados mendocinos en La Madrid.

Y también habría realizado esa tarea en el fatal accidente en el que falleció el empresario Marcos Gonzalo Paz, dueño del tradicional bar Popey, en Tafí del Valle, quien fue aplastado por un árbol.

Asimismo Romero sugirió que se realicen pericias en la documentación que presentó Figueroa ante la Policía para ingresar como médico, especulando que los sellos utilizados serían legítimos, es decir pertenecientes a la Universidad Nacional de Tucumán.
En otro tramo de la charla, Enrique Romero criticó el accionar de quienes ayudaron a un motociclista a escapar del operativo en el que se le iba a secuestrar el rodado, por haber estacionado en la zona semipeatonal.

Según el funcionario, el infractor mintió sobre un problema de salud de un familiar para ganarse el favor de los testigos del entredicho con policías y agentes municipales.

También se refirió a la iniciativa que propone regularizar la situación de los propietarios e inquilinos de edificios que fueron habitados sin contar con el certificado final de obra.

Para Romero, se pone en peligro a los supuestos beneficiarios de la medida de excepción, antes quienes deben responder los empresarios. “Pero a ellos ya no les importa el tema porque ya hicieron el negocio”, sentenció.

Fuente: Tucumán a las 7