El periodista Mario Massaccesi habló sobre el impacto que le provocó la pregunta sobre su intimidad que le realizó Mirtha Legrand durante su programa, Almorzando con Mirtha Legrand. 

«No es no y tengo claro que nunca voy a contar en la tele algo que pertenece a mi vida, a mi intimidad y que me llevó muchos años sanar», dijo. 

«No fui feliz ni en la infancia, ni en la adolescencia, ni en la juventud. Empecé a ser feliz de grande», contó al diario La Nación.

«Sí debo rescatar que hubo una sola cosa que me salvó de todas las maneras que una persona se pueda salvar, que fue el sueño de querer trabajar en la tele. Eso fue lo único claro que yo tenía en medio de un infierno que estaba viviendo en medio de un montón de cosas personales que me pasaron. No familiares, porque ni siquiera mi familia participa de lo que me pasó. No lo sabe y yo no lo quiero compartir», aclaró. 

Con relación a su vida personal, dijo: «No quiero ser el protagonista de la noticia. Yo estoy en un segundo plano, yo estoy para preguntar, poner el micrófono.»

La pregunta de la conductora: «¿Fuiste violado?»
Todo comenzó cuando la diva recordó una visita del periodista a su programa y le dijo: «Vos una vez aquí sentado dijiste que tenías un secreto que jamás le habías confesado a tu familia. ¿Seguís sin confesarlo?».

El cordobés respondió que vivió una «situación muy dolorosa» y que le «marcó la vida». «Siempre digo que el periodismo me salvó de todas las maneras que una persona se pueda salvar porque tenía muy en claro a dónde tenía que ir entonces no me quedé en el drama», declaró.

Tras contar que trabajó mucho para sanar el dolor y que intenta ser feliz en cada instante de su vida, la diva de los almuerzos interrumpió sin filtro: «¿Fuiste violado?».

«No lo voy a decir. Fue mucho más que eso, fue dramático, nunca lo voy a contar públicamente», respondió el periodista. De todas formas la conductora reiteró la pregunta.

«¡Todos queremos saber!», manifestó minutos después «La Chiqui». «Fue un episodio que pertenece al ámbito de la intimidad. Considero que hay un límite de protección con uno mismo, salvo que uno tenga ganas de contarlo», le dejó en claro el periodista.