Durante el fin de semana se realizó una campaña de castración masiva en la ciudad de Tinogasta, mediante un programa presentado por la secretaría de Producción, propuesto por la organización «Huellitas Felices» y el municipio participó activamente aportando métodos anticonceptivos así como todos los elementos para poder lograr este objetivo. Con la castración de caninos hembras, en situación de calle o en estado de vulnerabilidad, se pretende controlar la reproducción de caninos que sin ningún tipo de contención son abandonados en la vía pública o sacrificados.

El secretario de Producción del Municipio, Ernesto Andrada, comentó que desde su área «se han arbitrado todos los medios para poder realizar las operaciones de la mejor manera. 
El municipio, por decisión del intendente, paga un porcentaje del costo 650 pesos por cada ánima, y el combustible de traslado. Además colabora con toda la logística: movilidad con chófer para el traslado de los animales, el lugar donde se realiza la cirugía que fue cedido por un club, mobiliario como camillas, mesas, estufas para ambientar el lugar”, señaló. 

Las intervenciones quirúrgicas realizadas por dos veterinarias provenientes de Buenos Aires, Anahí Corbalán y Verónica Agazi, resultaron exitosas. La presidente de la organización proteccionista Huellitas Felices, María José Robledo, agradeció la predisposición de todos los que estuvieron en el operativo maratónico que se hizo en Instalaciones del Club Progreso, donde se procedió a la castración de alrededor de cien caninos hembras, con todos los gastos cubiertos por el municipio. 

Robledo explicó que “venimos trabajando con un relevamiento desde hace mucho tiempo. En una primera etapa se intervinieron 40 perras, y las operaciones fueron realizadas por el veterinario local David Agüero. Luego llegamos a las veterinarias de Buenos Aires a quien contactamos a partir de una recomendación por intervenciones similares en su lugar de origen. También siempre tuvimos el apoyo del intendente Sebastián Nóblega, desde que nos presentamos a pedirle colaboración con nuestra tarea y a través del municipio se afrontan los gastos”, destacó.  Finalmente, Robledo agradeció también a los vecinos, quienes se mostraron comprometidos con la campaña, además de acercarles alimentos y solidaridad a quienes realizaron la tarea de castración y también a todos los voluntarios que se presentaron para colaboran con esta acción y así evitar la proliferación de estos animales por las calles de la ciudad.