Lewis Hamiltom, como dice el refranero, ha pescado en río revuelto en el Gran Premio del GP Rusia. El británico se ha aprovechado, con algo de fortuna, primero, de una mala planificación de Ferrari, una vez Vettel ha abandonado, y de la baja del alemán. Un safety car, cuando Hamilton no había parado, ha permitido entrar el Mercedes a boxes y eso ha sido el giro del GP Rusia de F1. Del dominio de Ferrari al de Mercedes, Bottas no ha dejado pasar a Leclerc y se han apuntado los dos primeros cajones del podio.