La situación judicial del comisario de la Policía Federal Mariano Valdés (51), detenido e imputado por encubrimiento agravado, incumplimiento de deberes de funcionario público, retardo de justicia, sustracción o inutilización de material probatorio, falsedad ideológica de instrumento público y falso testimonio se complicará más ya que una pericia reveló que llevaba drogas en un bolso y en su ropa en el momento en el que fue atacado a balazos el 9 de septiembre.

El dato se conoció tras una pericia solicitada por los fiscales a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA). Ese hallazgo provocará un movimiento en la causa, que pasará ahora a la esfera de los Tribunales Federales de Santa Fe.

El estudio realizado el viernes a la mañana, reveló que en el bolso había resto de metanfetamina y en la ropa del comisario anfetamina (éxtasis). Para detectar los restos de droga se utilizaron perros entrenados y un sistema de alta tecnología que se emplea en los aeropuertos.

En el caso del automóvil que utilizaba Valdés el día del ataque, la prueba dio resultado negativo. El porcentaje de efectividad del análisis es del 99%, según explicaron los especialistas. 

Los fiscales confirmaron que no se pudo establecer qué cantidad de droga se transportaba en el bolso o que había en la ropa del comisario.

«Suponemos que lo que se intentaba esconder estaba el día 9 (de septiembre) y lo secuestramos recién el 20. Hoy estamos a 4 (de octubre) por ayer y sigue dando positivo la medida. Uno puede llegar a presuponer que al menos la cantidad permite que al día de hoy se sigue identificando», señaló.

«No obstante los peritos son contundentes en afirmar que no nos pueden determinar la cantidad», explicaron ayer viernes a la tarde en conferencia de prensa el fiscal de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos, Matías Edery; la fiscal Natalia Benvenuto, coordinadora de Sedes de Fiscalía en el interior, y Franco Carbone, secretario de Sede Villa Constitución.

La causa será remitida a Walter Rodríguez, fiscal federal de Santa Fe. La decisión obedece no sólo al hallazgo de restos de droga.

También se estableció durante la investigación que el 20 de septiembre, día en que se allanó la delegación de la PFA en Santa Fe y se concretó la detención de Valdés y de su segundo, el comisario mantuvo diálogos telefónicos con su antecesor en el cargo, quien está detenido por su relación con grupos narco.

«La conversación que tenemos registrada entre ellos dos es en un tono amigable y surge momentos antes de que arribemos e iniciemos el allanamiento», explicó Edery. El fiscal de Santa Fe impulsó la investigación contra el comisario Marcelo Lepwalts, el ex jefe de la Federal en Santa Fe, y contra otros cinco subalternos. Los seis policías fueron desplazados en mayo pasado y Valdés se hizo cargo de la Delegación.

Valdés fue atacado cuando se dirigía junto con una suboficial por la autopista que une Rosario-Buenos Aires. Aunque en su declaración aseguró que fue sorprendido por desconocidos que intentaron asaltarlo, los testimonios y las pericias revelaron que todo era falso: mantuvo un diálogo con los agresores, que lo conocían, y luego se inició una balacera.

El comisario, que hasta ese momento se mantenía a cargo de la jefatura de la Federal en Santa Fe, recibió un disparo en la ingle y otro en el antebrazo derecho. Los informes confirmaron que el disparo efectuado a corta distancia se realizó con su arma reglamentaria, por lo que se estima que se disparó accidentalmente al intentar utilizarla.

Valdés fue imputado y quedó detenido por 90 días junto a su segundo, Higinio Bellagio. La Justicia investiga si la discusión y la posterior balacera se produjo por una interna dentro de la Fuerza. A Bellagio se lo investiga por colaborar con su superior, tomando elementos de la escena y borrando pruebas.