Se conocía anoche la noticia de la muerte del señor Hugo De la Mota, quien en su adolescencia causó toda una revolución en Catamarca, al conquistar un título mundial de habilidades con la pelota de fútbol.

Con apenas 15 años, Hugo participó en cancha de Ferrocarril Oeste (Capital Federal), del certamen internacional de malabares con la pelota, que se realizó en forma paralela al Mundial de Fútbol Argentina ‘78.

En aquella ocasión Hugo sorprendió a todos con su mágico dominio del balón, y se consagró campeón de la competencia, siendo recibido como un héroe a su regreso a Catamarca.

Junto con otro talentoso, César Normando Cruz, se dedicó más tarde a ofrecer grandes espectáculos de fútbol show, e incluso incursionó en las inferiores de Boca Juniors en la práctica del fútbol, aunque no llegó a debutar en primera división del xeneize.

Casado y padre de dos hijos, De la Mota se radica más tarde en Villa Elisa, en la provincia de Entre Ríos, aunque siempre mantuvo sus contactos y amistades en su provincia natal. 

Volvía periódicamente, a veces en verano para reencontrarse con sus seres queridos y disfrutar de los ríos, y a veces en invierno, ya que amaba la Fiesta Nacional del Poncho.