El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, presentó un plan para combatir el hambre en el país y le reclamó a la dirigencia política olvidarse de «las diferencias» para pensar «en los que la están padeciendo».

Entre los ejes principales del programa se enmarca la convocatoria al Consejo Federal Argentina Contra el Hambre, conformado por el Gobierno, organizaciones sociales, empresas y sindicatos. Además, la iniciativa promueve la creación del Observatorio Nacional Argentina Contra el Hambre.

«Esta propuesta no es de campaña, es una propuesta de la Argentina que podemos empezar a materializar hoy. Está claro que si llego a ser electo me voy a poner al frente de la campaña contra el hambre, pero si no fuera así, quiero que todos quedemos comprometidos a avanzar con esto», señaló el líder opositor.

Al encabezar un acto frente a sindicalistas, empresarios, intelectuales y referentes de movimientos sociales, Fernández señaló que «los pobres son los más débiles, los más olvidados» y están “en un mundo que necesita cada vez más alimentarse bien para desarrollar el conocimiento”.

“Eso es algo que me obsesiona porque la verdad que no quiero gobernar para algunos, quiero hacerlo para todos. Aunque algunos sean la mitad, no alcanza”, agregó.

“Lo primero que vamos a reperfilar son los precios de la canasta básica”, anunció el candidato sobre el programa al que definió como una “política de Estado” y no “una promesa de campaña”.

En este sentido, resaltó que los sectores más vulnerables del país son parte de «un mundo que necesita cada vez más alimentarse bien para desarrollar el conocimiento».

«Arremanguémonos, una vez demos la batalla, olvidemos las diferencias y pensemos cuánto nos necesitan los que la están padeciendo, vamos a ser una gran sociedad si lo hacemos», resaltó el candidato presidencial al presentar «Argentina sin hambre», un programa para garantizar alimentos básicos a aquellas personas que estén debajo de la línea de la pobreza.
Además, Fernández destacó que para «terminar con el flagelo» de la falta de comida hace falta el apoyo «de todos», al tiempo que destacó que «los que más se esfuerzan por los pobres son los que menos tienen».

Por otra parte, el ex jefe de Gabinete cuestionó «el precio de los alimentos» y consideró que «no es posible que en el país del trigo y de las vacas, el pan y la leche no deje de subir y falten en la mesa de los argentinos».

«Lo primero que vamos a reperfilar son los precios de la canasta básica. Eso es lo primero que había que reperfilar», agregó.

Por último, Fernández calificó de «patético» el presupuesto que el Gobierno destina a los comedores escolares y sostuvo que «la batalla más sensata que podemos hacer que es que todos los argentinos dejen de padecer hambre».

«Cuando un chico no recibe la alimentación adecuada durante sus primeros años de vida está condenado a un futuro incierto, es chico es un chico sin futuro», explicó.

En el acto, que se concretó en la Facultad de Agronomía, Fernández mencionó a su compañera de fórmula, Cristina Fernández, al indicar: “Siempre hablamos con Cristina sobre a quién tenemos que representar. Representamos a los que la están pasando mal, a los más empobrecidos”.