El lunes la fábrica apareció con un candado en la puerta. Desde entonces los trabajadores de la empresa alimenticia La Nirva, ubicada en Lomas del Mirador, Partido de La Matanza, instalaron una carpa y reclaman por la continuidad laboral.

Además los operarios no perciben su sueldo hace dos meses y medio, se les adeuda el aguinaldo. Hace un año que la producción está parada.

El delegado de la firma, Marcelo Caceres, aseguró que «hace 5 quincenas que no cobramos, nos deben el aguinaldo y el 80% son compañeras mujeres que además son el sostén de su familia».

Los productos insignia de la empresa son el famoso alfajor «Grandote» y el «Recoleta», y hace un año que la producción está parada. «Antes eramos 140 trabajadores y ahora somos 65. A cada uno nos deben casi 80 mil pesos», aseveró Caceres.

Y agregó: «hace un año y medio se vendió la empresa a los actuales dueños, que nos dicen que no tienen plata para pagarnos porque están comprando insumos para poder arrancar. Nos dan de a 3 mil pesos por semana».

La empresa pertenece desde desde 2017 al Grupo Blend, que también posee la cadena de restaurantes Mi comida urbana y servicios de catering. 

Según cuentan los empleados de La Nirva, en diciembre la fábrica estuvo sin servicios de luz, ni gas y no podían producir nada. Además, los trabajadores no tienen ART y, hasta hace poco, no tenían obra social. Pertenecen al sindicato de Pasteleros que comanda Luis Ramón Hlebowicz.

«La mayoría ahora no tiene para comer, ni para viajar. Hoy nos dicen que nos van a dar algo más de plata, pero no los 80 mil pesos que nos deben», puntualizó Caceres. Y concluyó: «Antes La Nirva era el segundo en ventas, sólo atrás de Guaymallén, y eramos de los alfajores más vendidos».

Fuente El Ancasti Digital