Respecto a los síntomas mencionados, Guadalupe fue trasladada la guardia del hospital de la madre y el niño, donde le recetaron  paracetamol y reposo de tres semanas.  

Al otro día, su mama notó  que  también tenía afectados los brazos y desviada la vista. Debido a este episodio,  volvió al hospital  donde le realizaron análisis clínicos, tomografías y resonancias. Los médicos nunca le dieron un diagnóstico preciso, y sospechan de un globulismo y una parálisis flácida aguda.

Luego fue derivaba a una neuróloga, le dieron una medicación que cuesta  más de $10.000 y actualmente se encuentra en tratamiento de rehabilitación dos veces a la semana.

Mailen Rivero, esta solicitando ayuda para su hija, para poder realizarse todos los estudios médicos necesario, para poder dar con el dinásticos clínico de Guadalupe, y conseguir  un tratamiento correspondiente o la derivación a otro nosocomio, donde desarrollaran ampliamente  su cuadro clínico.