Cerca de las 17:30 del martes apareció sano y salvo el jóven tinogasteño de apellido Díaz perdido en el campo en el día de ayer. En buenas condiciones y por sus propios medios arribó al paraje y granja El Divizadero de la familia Herrera de Campanas distante unos 2 km del pueblo. Según relataron los propietarios de la vivienda, el jóven golpeó las manos en pedido de agua, luego preguntó donde estaba y relató que estaba perdido desde ayer. Según sus dichos, por la neblina no pudo orientarse, durmió en el campo junto a sus 4 perros y continuó durante hoy su caminata hasta que arribó a El Devizadero. Pidió comunicarse con su familia y luego fue trasladado por la policía de Campanas para ser revizado en el nosocomio local. Hasta Campanas llegó con 3 de sus 4 perros, por lo que se presume uno de ellos se perdió en el campo poco antes de llegar a El Devizadero.