El presidente de la mesa política Raúl Alfonsín, Marcelo Aragón Juárez, opinó sobre la realidad de la UCR dentro de Juntos por el Cambio apuntándole al senador Oscar Castillo y al intendente Gustavo Jalile. “Apareció Castillo para mostrarse con el Gobierno nacional mientras los dirigentes recibieron el reto de (Rogelio) Frigerio”, ironizó el correligionario. 

Indicó que en estos casi cuatro años la dirigencia del radicalismo dentro de la coalición solo “recibieron el reto y desplante de Frigerio”. “Llegan en el avión, se sacan una foto si tienen ganas, jamás visitan un comité ni dan cuenta de sus actos ante nuestro partido, ni siquiera por cortesía”, disparó Aragón Juárez.

Para el dirigente radical, “lo primero que debieron haber hecho es hacer renunciar a los directivos de Anses y Desarrollo Social, más la candidata del PRO en segundo término ya que en la provincia el Presidente resta”. “Si esta elección no nos deja por los menos 7 u 8 diputados, varios de estos armadores, con Castillo a la cabeza, deben jubilarse o debemos encarar esa tarea”, continuó con la crítica.

Además, afirmó que “tenemos un partido desarmado, debilitado”. En este eje rescató la figura de Jalile “que para mi punto de vista de radical no tiene nada”.

El correligionario recordó que fue el intendente chacarero “quien dio lugar al interbloque del que todos sabemos cuál fue el desenlace”. “Hoy hace votar sólo a su candidatura, entregan los votos con la categoría diputados y gobernador cortadas”, aseguró.

Mencionó que el intendente chacarero “hasta está traicionando a sus propios candidatos a concejales” para preguntar cuál “es el radicalismo que queremos y cuál el que tenemos”. 

De esta forma consideró que Jalile es “un irresponsable que está explotando las arcas del municipio a más no poder con nombramientos” y sostuvo que “Valle Viejo es tierra de nadie, está faltando el autoatentado de siempre para completar la novela”.