Una serie de fotos fue tomada unas horas antes de la muerte de una madre adolescente y la muestran acunando al recién nacido que nunca conoció, después de sufrir un paro cardíaco durante el trabajo de parto que le provocó la muerte cerebral.

Se trata de Teegan Barnard, de 17 años, de Havant, Hampshire, Inglaterra, que dio a luz a Parker el 9 de septiembre pasado en el Hospital St Richard en Chichester, según consignó Clarín.

Lamentablemente, Teegan sufrió complicaciones mientras daba a luz, una hemorragia interna condujo a un paro cardíaco. Los médicos realizaron RCP a la madre primeriza, pero ella quedó con muerte cerebral.

Los médicos la mantuvieron en el hospital un mes, pero su estado se deterioró y murió el 7 de octubre, con su recién nacido y su familia junto a ella.

Antes de fallecer, Teegan tuvo la oportunidad de abrazar a su bebé, como lo haría cualquier madre, pero sin poder conocerlo. Ahora su devastada madre, Abbie Hallawell, de 35 años, que cuida de su nieto, está recopilando fotos de Parker en los brazos de su madre, para que pueda verlas cuando crezca.

Abbie dijo: «Ver a Parker en los brazos de su mamá, donde pertenece ha sido muy importante para mí».

La familia de Teegan llevó varias veces al bebé a su lado para sacarle fotos hechas con mucho amor y pensando en Parker, que al crecer podrá verse junto a ella.

Hablando de su pérdida, Abbie dijo: «Todos estamos en estado de shock, solo quiero que vuelva Teegan. No me di cuenta de que mi corazón podría romperse en un millón de pedazos. Nunca volveré a ser la misma».

Abbie, que ahora es abuela y criará a Parker junto al papá del bebé,  Leon Forster, habló sobre lo orgullosa que está de su hija y su nieto. Sin embargo, está dolida porque Teegan no podrá ver crecer a su hijo.»Tenía tantas ganas de ser mamá, estaba tan emocionada. Ella habría sido la mejor mamá del mundo. Tenía mucho amor por su bebé y ni siquiera pudo mostrárselo», dice Abbie.

Fuente Diario Los Andes