El candidato a Presidente por el Frente de Todos llegó a la mesa 68 de la Universidad Católica Argentina, esperó que terminaran de votar las tres personas que tenía delante e ingresó al cuarto oscuro a las 12.02, donde demoró apenas un minuto en salir con el sobre en la mano para votar. Sonriente, posó para los fotógrafos y caminó hacia el corralito donde lo esperaban decenas de periodistas que aguardaban su palabra; de fondo, mientras caminaba hacia los hombres de prensa, se escuchaba el “vamos a volver” que un grupo de votantes cantó a viva voz a pesar de la veda electoral.

“Es un día de alegría, cada vez que se vota reafirmamos nuestra vocación democrática. Tenemos que tomar esto como una jornada histórica e iniciar el tiempo que viene con tranquilidad”, comenzó Fernández antes de responder la primera pregunta. “Estamos en veda, es muy poco lo que puedo decir”, aclaró varias veces.

“Se terminó el nosotros y ellos. Estamos en una enorme crisis y tenemos que trabajar todos juntos por un país mejor”, advirtió cuando fue consultado por lo que pueda ocurrir en la economía el día después de las elecciones.

“Lo único que les pido es que todos estemos tranquilos, que asumamos esto cómo un día de alegría y que lo que viene será con mucho esfuerzo pero todos trabajando juntos, contentos y felices, más allá del esfuerzo que tengamos que hacer”, apuntó el referente del Frente de Todos, quien sólo cambió la sonrisa cuando le preguntaron por la frase que pronunció el jefe de Gabinete Marcos Peña esta mañana en la que advirtió que tal vez haya que esperar el resultado del escrutinio definitivo para saber qué pasó con la elección. “No me parece afortunado, pero tampoco me parece importante”, respondió Fernández.