Los forenses determinaron que Vilma sufrió un paro cardiorrespiratorio debido a una asfixia mecánica que le provocó la cinta de embalaje que cubría su cara. Además, el cuerpo tenía signos de abuso sexual.

En tanto, los especialistas pudieron establecer que la herida que el principal sospechoso presentaba en una de sus manos coincide con una mordedura y con la cavidad bucal de la víctima.

Según señalaron fuentes cercanas a la causa a El Territorio, dieron positivo las pruebas de luminol realizadas en la ropa del soldado que encontraron los investigadores sobre su cama durante un allanamiento en su casa.

Los estudios complementarios serán los que en las próximas horas confirmen si las manchas detectadas corresponden a sangre de la joven asesinada o no.

El caso

El jueves pasado la mamá de Vilma denunció su desaparición. La adolescente había salido a la noche de su casa en el barrio Las Orquídeas y nunca volvió.

Las amigas de la víctima brindaron la primera pista. De acuerdo a su testimonio, Vilma les había contado a través de un mensaje en un grupo de WhatsApp que iba a encontrarse con un chico pero no les reveló su identidad.

Ese mensaje fue el último que envió. Eran las 00.05 del jueves. Horas después, los investigadores determinaron que se trataba de un soldado de 20 años que, en su primera declaración ante la policía, tuvo varias contradicciones.

Las sospechas terminaron de cerrarse alrededor de él por las lesiones que presentaba en sus manos y un chip que tenía en su poder y pertenecía al celular de Vilma.

Después, en una inspección en su casa, aparecieron más pruebas: el teléfono de la víctima, una soga y una cinta de embalar, similares a las que encontraron en el cuerpo.

El cuerpo de Vilma tenía los pies atados con una soga y la cara encintada. También tenía el pantalón y su ropa interior a la altura de los tobillos. Lo encontraron en una zona de espesa vegetación a unos 50 metros al costado de la ruta nacional 12, a unos 15 kilómetros aproximadamente del centro de la ciudad y a cerca de 1 kilómetro de un destacamento del Ejército.

La causa se abrió en el Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú y será investigada por el fiscal Horacio Paniagua.

Fuente Diario Uno