La imagen de la Virgen de Luján que acompañó a las tropas argentinas durante la Guerra de Malvinas, regresará este domingo al país.

Estuvo en manos del Reino Unido durante 37 años y fue recientemente recuperada y bendecida por el Papa Francisco. Tras una misa en la Basílica de Luján, recorrerá las distintas diócesis.

La estatuilla arribó a las 7:00 al Aeropuerto Internacional de Ezeiza «Ministro Pistarini» procedente del Vaticano, en donde fue entregada al obispo castrense argentino, Santiago Olivera, por su par británico, Paul James Mason.

La tenían los ingleses

Sin saber de ella durante 37 años, el laico Daniel Doronzoro descubrió que la imagen religiosa se encontraba en la Catedral Castrense de Saint Michael y Saint George en la ciudad inglesa de Aldershot, ubicada 60 kilómetros al sudoeste de Londres.

La imagen llegó las islas una semana después del inicio del conflicto bélico y al finalizar quedó en manos de los británicos. 

La llevaron a su país y la entronizaron en la sede del obispado castrense en homenaje a las víctimas del enfrentamiento.

Bendición papal y recorrida por el país

El miércoles 30 en la Ciudad del Vaticano, el Papa Francisco bendijo la imagen y se la entregó al veterano de guerra Jorge Palacios, así como también le dio a Mason una réplica de la figura de la Virgen de Luján.

La estatuilla de la Patrona de la Argentina será venerada en una misa que brindará el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, en la Basílica de Luján este domingo a las 13 horas.

En tanto, el próximo lunes la imagen estará en la sede de la CEA en Pilar y el miércoles llegará a la Diócesis de Quilmes, donde permanecerá en la parroquia Inmaculada Concepción de la Medalla Milagrosa.

El domingo 10 de noviembre a las 17 la estatuilla volverá a formar parte de una misa en la Basílica de Luján, la cual dará inicio a la peregrinación que hará por las distintas diócesis del país.