Las elecciones del pasado 27 de octubre siguen arrojando datos interesantes para el análisis.  

El escrutinio definitivo que se realizó esta semana, único válido para la Justicia, ya determinó los resultados oficiales de los comicios presidenciales en ocho provincias. 

En Catamarca el Frente de Todos obtuvo el 56,66 por ciento de los votos frente al 34 por ciento de Juntos por el Cambio. 
La cifra, comparada con las del resto del país y elecciones pasadas, permite afirmar que Catamarca es la única provincia del país en la que el oficialismo no pudo mejorar su elección de 2015.

Mauricio Macri tuvo un crecimiento porcentual de 7,45 puntos entre las PASO y las elecciones generales, aunque no pudo alcanzar el balotaje., según consigna el sitio http://www.catamarcaonline.com La marcha del “Sí se puede”, la derechización de su discurso y la polarización propia de las instancias decisivas jugaron a su favor.  Con poca gente, esa cruzada tuvo también una convocatoria en Catamarca. El apoyo que recibió en las urnas fue histórico para Cambiemos, superando su techo en 22 provincias y CABA. 

No le alcanzó con ganar los distritos más importantes para remontar la elección, pero sí para erigirse como líder de la oposición en los próximos cuatro años. 

En Catamarca no
Catamarca fue la espina de Macri: creció más de 6 puntos, pero no pudo superar los 35 puntos obtenidos en la primera vuelta de 2015. 

Aunque la provincia no sea un distrito de peso en el marco nacional, el dato sirve para conocer más el comportamiento de sus votantes: los catamarqueños no volvieron a creer en el presidente, al menos como en su primera candidatura.
Por alguna razón, aunque durante su gestión visitó varias veces la provincia, Macri no incluyó visitas a Catamarca en ninguna de sus campañas presidenciales, ni en 2015 ni este año.

Y los catamarqueños nunca eligieron mayoritariamente, ya que aquí ganó Daniel Scioli tres veces, en las PASO, generales y ballotage de 2015 y Alberto Fernández en las PASO y generales de 2019.

Fuente El Esquiu