Una vez más, la sede de la definición de la Copa Libertadores estuvo bajo contundentes interrogantes. El conflicto social que se vive en Chile obligó a cancelar la Final Única en el estadio Nacional de Santiago.

Este martes, los presidentes de los clubes finalistas, River y Flamengo, y los principales dirigentes de la Conmebol y la asociaciones involucradas se reunieron para tomar una decisión definitiva. 

Finlmente, después de cuatro horas de negociaciones, se confirmó que la gran final se muda a Perú. La sede del partido será el estadio Monumental de Lima, en donde la «U» hace las veces de local.

Artículo anteriorEl Gobierno nacional toma dinero de la Anses para financiarse
Artículo siguienteCatamarca fue la única provincia en la que Mauricio Macri no mejoró su elección de 2015