Conmoción y dolor en el mundo del fútbol por la escalofriante lesión que sufrió el portugués André Gómes, del Everton, en medio del encuentro frente al Tottenham por la Premier League. 

Desafortunadamente, el coreano Son terminó quebrando el tobillo derecho de Gómes tras una dura entrada. El delantero llegó muy tarde y el golpe provocó lo peor: fractura de tobillo de su rival, quien se despidió de las canchas hasta la próxima temporada.

Evidentemente conmovido, Son lloró y lamentó lo sucedido, pero ya era muy tarde, el portugués -ex compañero de Messi en Barcelona- se llevó la peor parte y comenzará ahora un largo camino hacia la rehabilitación. 

Fuente Los Andes