El Tribunal de Disciplina de la Conmebol consideró «improcedente» una denuncia del Colón argentino por una supuesta alineación indebida del arquero Jorge Pinos en la final de la Copa Sudamericana, que el Independiente del Valle ecuatoriano ganó por 3-1 el 9 de noviembre en Asunción.

La Conmebol ratificó así el resultado del encuentro jugado en el estadio General Pablo Rojas, pero admitió que el Colón tiene siete días para llevar el caso ante su Cámara de Apelaciones.

Colón tramitó esa denuncia sobre la base de la entablada por el Técnico Universitario ecuatoriano, donde Pinos jugó, y en la que reclama derechos sobre el jugador hasta 2021.

Independiente del Valle anunció en un comunicado que Pinos firmó contrato con Independiente del Valle «en calidad de jugador libre».

La directiva de Independiente dijo además lamentar que un club ecuatoriano «haya inducido al club Colón a presentar esta infundada reclamación basada en hechos falsos».

Pinos, que detuvo un penal en el segundo tiempo a Colón, fue proclamado como el mejor jugador de la final.