Joaquín y Maximiliano Molas, de 18 y 21 años, fallecieron el domingo por la tarde en la localidad cordobesa de Noetinger.

Estaban con amigos e introdujeron una motobomba dentro de un aljibe para extraer agua y llenar una piscina.

Uno de ellos ingresó al pozo y se desvaneció producto de la combustión del motor a explosión. Su hermano, al ver que no salía, intentó ayudarlo y también se descompuso.

Inmediatamente, los amigos alertaron a bomberos que, al llegar alrededor de las 17 horas, trabajaron con cuerdas para intentar auxiliar a los jóvenes.

Los hermanos fueron trasladados al hospital local, donde murieron producto de una intoxicación con monóxido de carbono.

El comisario Marcelo Marín, de Noetinger, destacó en diálogo con Cadena 3 que “los bomberos hicieron todas las maniobras necesarias para rescatarlos pero cuando llegaron al dispensario local no pudieron sobrevivir”.

Informe de Federico Haldemann y Eugenia Pasquali.

Fuente Cadena 3 Argentina