Marcos Quiroga, de 13 años, murió ayer mientras en el Hospital Rawson trataban de reanimarlo. El joven había llegado en un auto particular casi sin signos vitales, luego de convulsionar mientras se bañaba en la pileta de la casa de su tía, en el Barrio Cipolletti, en Chimbas, cerca de las 13.30.

Este martes se conoció, por una publicación de Facebook, que Marcos jugaba en las divisiones inferiores de San Martín, más precisamente en la categoría 2006. «Lamentamos profundamente y acompañamos en el dolor a todos los familiares. Debido a esta triste noticia queda suspendida toda la actividad de escuela», expresó el comunicado del equipo de Concepción.

La autopsia revelará si falleció ahogado por otra circunstancia o por el problema de salud que padecía, dijeron fuentes policiales.

Fuente Diario de Cuyo