Tristán Díaz Ocampo fue operado este jueves por la tarde en el Sanatorio De La Providencia donde se encuentra internado desde el viernes pasado, luego de haberse fracturado la cadera. El humorista de 83 años se encontraba en el local de unos amigos en el barrio de Recoleta cuando intentó incorporarse y, según contó su hijo Federico a Teleshow, “trastabilló y se cayó”.

“Salió todo bien. La operación duró dos horas y fue de mucho riesgo por la edad, pero ahora está todo perfecto. Estamos felices”, remarcó el joven que se mostró más que optimista con la recuperación de su padre. Hasta el momento se desconoce cuando será dado de alta, pero el actor ya se encuentra en una sala común.

“Está de buen humor, quiere levantarse y hacer de todo, ¡pero no puede! No toma dimensión de que si se mueve, se parte en dos pedazos, como me dijo la enfermera”, había explicado Federico antes de la intervención.

El hijo menor del cómico que vivía en Mar del Plata, se mudó hace un tiempo a Buenos Aires para estar junto a su padre. “Me vine a vivir con él porque noté que estaba envejeciendo”, destacó quien también es actor.

El humorista tiene otros tres hijos. “Uno vive en Perú, otra en Córdoba, y otro en Capital, pero yo soy el que más lo acompaña”, indicó el menor de los cuatro hermanos y quien hace 10 días había regresado de un viaje a Europa junto a Tristán. “Me pone feliz que lo hayamos compartidos juntos. Él se lo re bancó, caminó todo lo que pudo y cuando estaba cansado, volvía al hotel”.

El humorista también había recibido propuestas para hacer temporada teatral pero no había aceptado ninguna. “Él dice que después de la que hicimos juntos en Las Grutas, se retiró. Pero después lo llaman y quizás se tienta. Y ya no lo hace por la plata, es por amor al arte, porque le encanta el teatro”, manifestó Federico Díaz Ocampo.

Fuente Infobae